Mauricio Medinaceli Monrroy
Consultor Privado
Petróleo - Gas Natural - Energía

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
Blog.112

¿En qué se parecen “El Principito” y el sector hidrocarburífero boliviano?: Breve revisión de los últimos 20 años del sector en Bolivia

(Artículo que pronto será publicado en Energy Press)

Cuando se cumplen 20 años de la puesta en marcha del gasoducto Bolivia-Brasil, es útil revisar (un poco) las estadísticas del sector hidrocarburos en este período de tiempo.

La Figura 1 presenta la participación del sector hidrocarburos (producción y refinación) en el PIB (Producto Interno Bruto) boliviano. El año 2000 dicha participación fue de 6,8%, alcanzó un máximo el año 2014 con 9,14% y luego retorna al umbral del 7%, ello se debe fundamentalmente al comportamiento de la producción de gas natural, ver Figura 2. Ciertamente hubo un período de auge que no se pudo mantener en el mediano y largo plazo.

Figura 1

blog.20.04.09.09

 Figura 2

 blog.20.04.09.10

La Figura 3 presenta el comportamiento de las exportaciones de gas natural en el período 2000-2019. Las cifras son evidentes, después de un período de crecimiento notable (el año 2013 las exportaciones sobrepasan los 6 mil millones de dólares) se observa una caída abrupta de la que aún Bolivia no puede recuperase.

Figura 3

blog.20.04.09.11 

¿Qué factores explican este comportamiento en las exportaciones de gas natural? Básicamente son tres: 1) los contratos de exportación con Brasil (año 1999) y Argentina (año 2004) incrementaron los volúmenes de venta, ver Figura 4; 2) el comportamiento de los precios internacionales del petróleo y su relación con el precio de exportación del gas natural boliviano, ver Figura 5 y; 3) la ausencia de nuevos mercados atractivos para nuestro producto de exportación estrella.

Figura 4

blog.20.04.09.12

Figura 5

blog.20.04.09.13

 

La etapa de crecimiento de los volúmenes de exportación obedece a los acuerdos de exportación firmados con Brasil y Argentina; en particular, hasta el año 2011 es la exportación al Brasil la que impulsa el crecimiento de los volúmenes exportados, luego son los volúmenes a la República Argentina los que explican el incremento. Sin embargo, debido a problemas en la capacidad de producción por parte de Bolivia y la imposibilidad de abrir nuevos mercados para el gas boliviano, los volúmenes exportados caen notablemente, ver Figura 4.

Los precios de exportación del gas natural boliviano, tanto a Brasil como Argentina, están indexados (a través de una fórmula matemática desarrollada en la década de los 90’s) con los precios internacionales del petróleo. En este sentido, el incremento, auge y caída en estos precios de exportación estuvo correlacionada (fuertemente) con el comportamiento en los precios internacionales del petróleo, tal como se observa en la Figura 5.

Ahora volquemos la mirada al mercado interno. Desde el año 2005 los precios de la gasolina especial y diésel oíl se encuentran “congelados”. La Figura 6 presenta el comportamiento del precio de la gasolina especial en el período 2000-2019. Como se observa, con excepción del incremento (gasolinazo) de diciembre del año 2010 (que apenas duró 5 días) el precio se mantuvo constante en Bs/litro 3,74 desde el año 2005. Por otra parte, esta Figura aporta un dato adicional, el precio de la gasolina ajustado por la inflación, lo que usualmente se denomina “precio real” de la gasolina.[1]

Figura 6

blog.20.04.09.14

 

¿Qué nos dice el precio real de la gasolina? Comparemos con el precio del pan de batalla; el año 2000 este precio fue Bs/unidad 0,25 y actualmente se encuentra en Bs/unidad 0,50… es decir, el doble. Comparando con el precio de la gasolina, el año 2000 un litro de gasolina era equivalente a 13 panes, actualmente el mismo litro es equivalente a 7,5 panes. Cuando se considera el precio real de la gasolina en realidad se está comparando dicho precio con el resto de los precios de la llamada “canasta básica” de los bolivianos. En simple: nuestra gasolina es barata.

Menores volúmenes de gas exportados (asociados directamente con menor producción de gas natural), menores precios de exportación de dicho gas (debido al comportamiento en los precios internacionales del petróleo y su indexación con los contratos de exportación), precios de la gasolina especial y diésel oíl “congelados” (que no acompañaron a la inflación internacional o al menos la doméstica) y precios más accesibles en la compra de vehículos son los ingredientes que explican uno (de los tantos) problemas centrales del sector hidrocarburos boliviano y que se refleja en la Figura 7.

Figura 7

 blog.20.04.09.15

 

En esta Figura se observa que el valor de las importaciones de derivados del petróleo se acerca “peligrosamente” al valor de las exportaciones de gas natural. Dicho de otra manera, el año 2013 (por ejemplo) por cada USD 1,00 exportado se destinaban USD 0,20 a la importación; sin embargo, el año 2019 por cada USD 1,00 de exportación se destinaron USD 0,60 a la importación de derivados, en particular gasolina y diésel oíl. De seguir las cosas como hasta ahora, muy pronto el valor de las importaciones será mayor al valor de las exportaciones.

Con excepción de la importación de derivados del petróleo, el comportamiento de las variables más importantes del sector hidrocarburos en Bolivia me recordó a la Figura que aparece en la primera parte del libro “El Principito”. En ella, el niño dibuja una boa que comió un elefante y los adultos (que no entienden) piensan que es un sombrero, ver Figura 8. Esta Figura tiene un período de crecimiento, uno de auge y otro de caída; ¿ven la cabecita de la boa?

Figura 8

blog.20.04.09.08

En este sentido, si los bolivianos no queremos que las variables del sector hidrocarburos terminen comportándose igual a la Figura de la boa (que se comió un elefante) y terminemos con producción de gas muy pequeña y exportaciones diminutas (cerca la cabecita de la boa) es necesario actuar con celeridad. Son muchas las variables que merecen nuestra atención, una de ellas (quizás una del top 10) sea la institucionalidad. Será de otro texto donde pueda exponer mis ideas. ¡Un caluroso saludo!

S. Mauricio Medinaceli Monrroy

Una madrugada del 9 de abril de 2020

La Paz (en cuarentena), Bolivia

 



[1] En este caso el año base fue el 2000.

¿En qué se parecen “El Principito” y el sector hidrocarburífero boliviano?: Breve revisión de los últimos 20 años del sector en Bolivia

(Artículo que pronto será publicado en Energy Press)

Cuando se cumplen 20 años de la puesta en marcha del gasoducto Bolivia-Brasil, es útil revisar (un poco) las estadísticas del sector hidrocarburos en este período de tiempo.

La Figura 1 presenta la participación del sector hidrocarburos (producción y refinación) en el PIB (Producto Interno Bruto) boliviano. El año 2000 dicha participación fue de 6,8%, alcanzó un máximo el año 2014 con 9,14% y luego retorna al umbral del 7%, ello se debe fundamentalmente al comportamiento de la producción de gas natural, ver Figura 2. Ciertamente hubo un período de auge que no se pudo mantener en el mediano y largo plazo.

Figura 1

 

Figura 2

 

La Figura 3 presenta el comportamiento de las exportaciones de gas natural en el período 2000-2019. Las cifras son evidentes, después de un período de crecimiento notable (el año 2013 las exportaciones sobrepasan los 6 billones de dólares) se observa una caída abrupta de la que aún Bolivia no puede recuperase.

Figura 3

 

¿Qué factores explican este comportamiento en las exportaciones de gas natural? Básicamente son tres: 1) los contratos de exportación con Brasil (año 1999) y Argentina (año 2004) incrementaron los volúmenes de venta, ver Figura 4; 2) el comportamiento de los precios internacionales del petróleo y su relación con el precio de exportación del gas natural boliviano, ver Figura 5 y; 3) la ausencia de nuevos mercados atractivos para nuestro producto de exportación estrella.

Figura 4

 

Figura 5

 

La etapa de crecimiento de los volúmenes de exportación obedece a los acuerdos de exportación firmados con Brasil y Argentina; en particular, hasta el año 2011 es la exportación al Brasil la que impulsa el crecimiento de los volúmenes exportados, luego son los volúmenes a la República Argentina los que explican el incremento. Sin embargo, debido a problemas en la capacidad de producción por parte de Bolivia y la imposibilidad de abrir nuevos mercados para el gas boliviano, los volúmenes exportados caen notablemente, ver Figura 4.

Los precios de exportación del gas natural boliviano, tanto a Brasil como Argentina, están indexados (a través de una fórmula matemática desarrollada en la década de los 90’s) con los precios internacionales del petróleo. En este sentido, el incremento, auge y caída en estos precios de exportación estuvo correlacionada (fuertemente) con el comportamiento en los precios internacionales del petróleo, tal como se observa en la Figura 5.

Ahora volquemos la mirada al mercado interno. Desde el año 2005 los precios de la gasolina especial y diésel oíl se encuentran “congelados”. La Figura 6 presenta el comportamiento del precio de la gasolina especial en el período 2000-2019. Como se observa, con excepción del incremento (gasolinazo) de diciembre del año 2010 (que apenas duró 5 días) el precio se mantuvo constante en Bs/litro 3,74 desde el año 2005. Por otra parte, esta Figura aporta un dato adicional, el precio de la gasolina ajustado por la inflación, lo que usualmente se denomina “precio real” de la gasolina.[1]

Figura 6

 

¿Qué nos dice el precio real de la gasolina? Comparemos con el precio del pan de batalla; el año 2000 este precio fue Bs/unidad 0,25 y actualmente se encuentra en Bs/unidad 0,50… es decir, el doble. Comparando con el precio de la gasolina, el año 2000 un litro de gasolina era equivalente a 13 panes, actualmente el mismo litro es equivalente a 7,5 panes. Cuando se considera el precio real de la gasolina en realidad se está comparando dicho precio con el resto de los precios de la llamada “canasta básica” de los bolivianos. En simple: nuestra gasolina es barata.

Menores volúmenes de gas exportados (asociados directamente con menor producción de gas natural), menores precios de exportación de dicho gas (debido al comportamiento en los precios internacionales del petróleo y su indexación con los contratos de exportación), precios de la gasolina especial y diésel oíl “congelados” (que no acompañaron a la inflación internacional o al menos la doméstica) y precios más accesibles en la compra de vehículos son los ingredientes que explican uno (de los tantos) problemas centrales del sector hidrocarburos boliviano y que se refleja en la Figura 7.

Figura 7

 

En esta Figura se observa que el valor de las importaciones de derivados del petróleo se acerca “peligrosamente” al valor de las exportaciones de gas natural. Dicho de otra manera, el año 2013 (por ejemplo) por cada USD 1,00 exportado se destinaban USD 0,20 a la importación; sin embargo, el año 2019 por cada USD 1,00 de exportación se destinaron USD 0,60 a la importación de derivados, en particular gasolina y diésel oíl. De seguir las cosas como hasta ahora, muy pronto el valor de las importaciones será mayor al valor de las exportaciones.

Con excepción de la importación de derivados del petróleo, el comportamiento de las variables más importantes del sector hidrocarburos en Bolivia me recordó a la Figura que aparece en la primera parte del libro “El Principito”. En ella, el niño dibuja una boa que comió un elefante y los adultos (que no entienden) piensan que es un sombrero, ver Figura 8. Esta Figura tiene un período de crecimiento, uno de auge y otro de caída; ¿ven la cabecita de la boa?

Figura 8

 

En este sentido, si los bolivianos no queremos que las variables del sector hidrocarburos terminen comportándose igual a la Figura de la boa (que se comió un elefante) y terminemos con producción de gas muy pequeña y exportaciones diminutas (cerca la cabecita de la boa) es necesario actuar con celeridad. Son muchas las variables que merecen nuestra atención, una de ellas (quizás una del top 10) sea la institucionalidad. Será de otro texto donde pueda exponer mis ideas. ¡Un caluroso saludo!

S. Mauricio Medinaceli Monrroy

Una madrugada del 9 de abril de 2020

La Paz (en cuarentena), Bolivia



[1] En este caso el año base fue el 2000.

 

Comentarios 

 
0 #2 Mauricio Medinaceli 10-04-2020 11:25
@Stevo, claro que sí con todo gusto. Mis datos están en la sección "Contacto" en el menú de la parte superior de esta página. Saludos!
 
 
0 #1 Stevo Ostoic 09-04-2020 14:37
Buen día Mauricio, primero que nada felicitarte por los excelentes artículos y sobre todo por tu aporte al sector.
Mi nombre es stevo ostoic y actualmente estoy de director de la cámara de hidrocarburos, quería poder conversar con vos por ver si nos puedes ayudar en el actual proceso de discusión y análisis q estamos comenzando a desarrollar en la cámara ante la coyuntura actual
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 
    
 

ACTIVIDADES

Invito a leer también: "La Biblia y la ciencia económica"

 

""El precio de exportación del gas: Cuando las palabras "promedio trimestral" no son menores

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

SÍguenos en:


mmedinaceli@yahoo.com
Teléfonos: (591 2) 2751364 / (591) 72050547
Dirección: Calle 1, Nº 305, Alto Següencoma, La Paz - Bolivia.