Mauricio Medinaceli Monrroy
Consultor Privado
Petróleo - Gas Natural - Energía

Español (spanish formal Internacional)English (United Kingdom)
Blog.020

Los subsidios y cómo una abuela me dijo: "mi esposo peleó en la Guerra del Chaco"

Ciertamente hay hechos que marcan la vida de una persona, en particular, determinados eventos, anécdotas, historias, etc. nos reflexionan tanto, que sin quererlo forman puntos de inflexión en nuestra manera de pensar y actuar. Esta vez quiero comenzar este texto, y actualizar este pobre y olvidado blog, con dos anécdotas muy personales... claro, siempre referidas a una de mis pasiones en esta vida, la economía de los hidrocarburos.

Hace más de diez años yo trabajaba en el Viceministerio de Hidrocarburos, allí, con un grupo de excelentes profesionales y personas, hacíamos nuestro mejor esfuerzo porque las cosas nos salieran bien, sobre todo en aquellas variables de alta sensibilidad social, naturalmente el precio de la gasolina es una de ellas. Esta experiencia debiera formar parte de un par de líneas en mi CV y grandes y buenos amigos acumulados si no fuera por una persona que me habló en una de tantas charlas que nos tocó dar. Un hombre (cuando defendíamos el sistema de precios, la eficiencia, políticas de cero subsidios y bla, bla, bla, bla) me dijo: "Licenciado, si el petróleo es nuestro, ¿por qué debo sufrir cuando el precio internacional sube?"

La segunda se presentó el año 2004, cuando me tocó dar una charla en la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia, en ella explicaba la eficiencia de los sistemas impositivos, las principales virtudes de los contratos petroleros, los niveles de recaudación de los últimos años (en términos relativos) y todo aquello que podría dormir a cualquier bebedor compulsivo de Red Bull. En la tanda de preguntas, una señora bastante mayor... y cuando digo "bastante" hablo de "los ochentas o más" me dijo: "Licenciado, mi esposo murió en la Guerra del Chaco defendiendo el petróleo Boliviano, así que todo el petróleo nos pertenece".

Está demás decir que reflexioné mucho tiempo con estas dos historias y llegué a la simple conclusión que, a diferencia del sector minero o maderero (ambos recursos naturales), el sector petrolero (donde se incluye el gas natural) presenta un componente social mucho mayor y, por ello, muchas veces, nos desafía con problemas difíciles de solucionar. ¿Qué quiero decir con ello? Déjenme poner un ejemplo, al precio de la gasolina muchas veces se le pide resolver tres problemas: 1) fiscal, con mayores impuestos; 2) energético, que fomente la inversión y; 3) social, a través de subsidios. Ello, naturalmente, presenta el serio desafío de tres objetivos y una única variable de control (instrumento)... el precio de la gasolina. Déjeme ponerle de esta forma, cuando un país latinoamericano coloca impuestos altos al precio de la plata, el estaño, cobre, etc. no surgen problemas sociales notorios, porque vamos... el ama de casa no cocina con estos minerales; pero cuando un país coloca impuestos al petróleo (producción o importación) ello afecta al ciudadano de "a pié" porque, señoras y señores, todos los días, en todo hogar alguien "enciende la cocina" para el bendito almuerzo.

Es en esta parte donde, al igual que Anakin (los fanáticos de Star Wars me entenderán), viene el corto circuito en la cabeza. Qué hacer con los precios de la gasolina, diesel oil y GLP que deben ser eficientes pero conllevan un importante y no despreciable componente social. Para explicar mi punto, quiero compartir con ustedes dos gráficas que construí a raíz de las variadas entrevistas que tuve debido a la insinuación de nuestro presidente acerca de un nuevo incremento en los precios de los principales del petróleo... o como a la gente le gusta decir: el "gasolinazo".

Utilizando excelente información de la CEPAL (http://www.eclac.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/drni/noticias/paginas/5/21065/P21065.xml&xsl=/drni/tpl/p18f.xsl&base=/drni/tpl/top-bottom.xslt) pude contrastar el precio de la gasolina (en dólares americanos) en algunos países de América Latina. La siguiente gráfica muestra cuánto cuesta un litro de gasolina en algunos países de la región, ciertamente querido lector la relación es sencilla, este precio tiende a ser menor en países productores de petróleo y es mayor en países importadores de éste. Boliviano al fin... puse a mi país en rojo, denotando que tenemos uno de los precios más bajos de la región, sólo Ecuador y Venezuela se sitúan por debajo nuestro.

1

Hasta aquí no presento ninguna novedad. "The real fire" viene ahora, en el siguiente gráfico presento el precio de la gasolina como porcentaje del salario mínimo en cada país... qué, qué, qué? Cuando presenté gráficos como el de más arriba la crítica usual era: "ah! claro Mauri, contrastas Bolivia con Brasil o Estados Unidos, como si las personas en todos estos tres países ganaran lo mismo" Esta crítica es completamente válida, dado que, si tanto en EEUU como en Bolivia un litro de gasolina valiera lo mismo (un dólar)  no sería justo compararlos, porque un trabajador en los EEUU en promedio gana más que uno en Bolivia. Por ello relativizo el precio de la gasolina con el salario mínimo en cada país... en jerga usual, quiero "ajustar por el nivel de vida pues".

Por ello les presento el siguiente gráfico, en él el precio de la gasolina es un porcentaje del salario mínimo. ¿Cómo leo el gráfico? Una buena aproximación sería: un pobre en México gasta 10 (sí... diez) veces más que un pobre en los EEUU para comprar el mismo litro de gasolina... ah! en Bolivia el pobre boliviano gastaría casi siete veces más. Miren el cambio en Bolivia, de ser uno de los países con el precio de la gasolina más barato de la región pasa a ser uno de los países donde el pobre gasta más en la compra de este litro en la región. Es decir, pese a que tenemos uno de los precios más baratos de la región, eso nos cuesta mucho... porque somos pobres pues.

 

2

 

¿Qué hacer? Mis colegas economistas dirán: "es la clásica dicotomía entre eficiencia y equidad" o peor aún "es el trade off (sí... nos gusta hablar así) entre eficiencia y equidad". Pero bueno, dicotomía o trade off el problema es latente: ¿qué miércoles hacemos? En este sentido, Brasil nos ofrece una excelente experiencia, para los que quieren todo "comidito" les cuento que sustituyeron un subsidio a través de precios por uno a nivel de riqueza, en sencillo, subieron el precio y dieron bonos a los pobres.

El otro día hablé con una excelente amiga economista y le dije: "en mi próximo curso de microeconomía soy capaz de botar a la basura todo el equilibrio walrasiano"... ella estuvo de acuerdo. La eficiencia está matando y alejando a los economistas del mundo real, el ser humano no odia lo ineficiente... odia lo injusto.

Mauricio Medinaceli Monrroy

La Paz, 12 de diciembre de 2011

 

 

Comentarios 

 
0 #32 Sergio 13-01-2012 17:39
Hola Mauri, simpático artículo, me encantaron los "pues". A varios años de acabar la carrera recién cogemos la pasión por la Economía cuando realmente la utilizamos para pensar. Un saludote.
 
 
0 #31 Susana Gonzales 27-12-2011 03:34
Qué buena la relativización! !
Es justo lo que se necesita hoy por hoy para justificar la política que se quiere implementar!
 
 
0 #30 Mauricio M. 24-12-2011 01:29
@Gonzalo, amigo! un abrazo y gracias por los comentarios.
 
 
0 #29 Gonzalo castro 23-12-2011 13:31
Mauri, excelente articulo. Que buena ilustracion sobre la eficiencia y la justicia.
un abrazo
 
 
0 #28 Mauricio M. 16-12-2011 03:32
@Mauri R. no puedo estar más de acuerdo y, además, quiero agradecerte por seguir las cosas que escribo. Uno de los objetivos que tengo es mostrar a las personas que la física no es el UNICO instrumento para analizar la economía, cosa que la entiendes a cabalidad. Sólo me queda agradecerte las gentiles palabras. Abrazo!

@A. Méndez, Lic. muchas gracias por sus palabras, usted fue una gran referencia en mi vida estudiantil y, ahora, personal. Saludos!
 
 
0 #27 Armando Méndez 16-12-2011 02:32
Excelente artículo estimado Mauricio. Lo felicito. El caso que analiza se puede repetir en un monton de productos que son baratos en Bolivia pero representan parte importante del ingreso mínimo en comparación a otros países.
Tengo entendido que el equilibrio walrrasiano supone "competencia perfecta", por lo cual sirve como referencia teórica para llegar a conclusiones en un modelo "ideal". Le reitero mis felicitaciones.
 
 
0 #26 Armando Mendez 15-12-2011 17:09
Excelente artículo Mauricio. Muy bueno. El ejemplo de la gasolina puede aplicarse a un monton de bienes. En Bolivia son baratos pero representan un alto porcentaje del salario mínimo.
Me gusto. Felicidades!
 
 
+1 #25 Mauricio Ríos García 14-12-2011 16:27
Me olvidaba: Buena idea lo de Walras, y agregaría a Jevons e incluso Marshall (con quien Keynes apenas pasó menos de un semestre de clases). Menger ayudaría mucho más a entender el problema económico.
 
 
0 #24 Mauricio Ríos García 14-12-2011 16:18
Genial artículo, como siempre, sobre todo por el comentario sobre el equilibrio walrasiano que cierra toda la idea, y que coincide con el artículo "Al final ¿Qué diablos estudian los economistas?" en este mismo blog.

El problema es precisamente ese, que el complejo de los economistas está en pretender hacer ciencia imitando a Sheldon Cooper, que es un científico de las ciencias naturales, no sociales. Esto es que los economistas han ocupado demasiado tiempo buscando entender el comportamiento humano comparándolo con los átomos o las bacterias, o esperando un comportamiento robótico. El positivismo, la ingeniaría social.

Lógicamente, el estudio de la economía es microeconómico por excelencia, se centra en el comportamiento racional del individuo. De ahí que el equilibrio walrasiano sea incapaz de entender que la economía no es una ciencia dura y mucho menos terminada, sino que es más bien un proceso dinámico y no de equilibrio estático "deshumano".

Respecto de los subsidios, éstos simplemente bloquean el proceso de mercado, el mecanismo de precios que permite descubrir dónde se encuentran las necesidades relativas de los productos y los bienes más valiosos; permite que la sociedad coordine.

Cuando, por el contrario, se determina un “precio justo” mediante sistemas de asignación, estos son tan ineficientes que no terminan por tomar en cuenta las necesidades y valoraciones de todos y cada uno de los individuos que componen la sociedad. El resultado: distorsión en aquellas señales (precios) sobre las cuales se guían los individuos que intervienen o se presentan en un escenario espontáneo de intercambio, para coordinar entre lo que ofrecen y demandan. Errores de coordinación generan escasez, o bienes y servicios sin demanda… pérdida, “deseconomía”.

Los subsidios impiden que los individuos corrijan sus errores: si yo me empeño en producir plátanos en el altiplano, me fundo si no existen subsidios, o al revés, si hay subsidios jamás sabré que es un error producir plátanos en el altiplano.

Los controles recuerdan el comité de planificación de la economía soviética, Gosplan, que llegó a tratar de controlar alrededor de quince millones de precios sin éxito alguno. El gobierno era capaz de enviar satélites al espacio (como Sheldon Cooper) pero no de solucionar el abastecimiento del jabón en polvo, o los problemas de las medias panty para los que el Comité Central asignaba "comisiones especiales" constantemente.

El resto de la historia ya la conocemos, así que no me extiendo más.

Un saludo y enhorabuena por el blog.
 
 
+1 #23 Mauricio M. 14-12-2011 15:36
Qué buenos comentarios! Paso a "comentar los comentarios":

@Erick, amigo qué gusto tener noticias tuyas. La pena es que en América Latina tenemos un apetito por los subsidios.

@Xavier, interesante reflexión, de hecho, creo que es necesario un análisis dinámico como el que planteas... ojo que yo no estoy a favor de distorsiones en los precios, de ahí el corto circuito.

@Luis, leí el texto (gracias por el envío) creo que lo que quisimos decir con la @Lu es que es necesario abrir los cursos de microeconomía a temas entretenidos y no quedarnos con Walras y amigos.

@Rodo, gracias por tus gentiles palabras. Fui al FB y está interesante el análisis planteado.

@Hugo, Dr. muchas gracias!

@Mario, ésa es la pregunta del millón. Creo que, como es usual, la receta es mejorar la productividad de las personas para mejorar el ingreso. Dura tarea en todo caso.

@Daniel, al contrario, todos los comentarios son bienvenidos. Creo que los problemas que planteas son reales, el que más me preocupa es la corrupción... una pena.

@Jorge, mil gracias!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

 
    
 

ACTIVIDADES

En la sección del "Blog" invito a leer: "YPFB o el Camino de la Muerte"

El precio de exportación del gas: Cuando las palabras "promedio trimestral" no son menores

Contador de Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

SÍguenos en:


mmedinaceli@yahoo.com
Teléfonos: (591 2) 2751364 / (591) 72050547
Dirección: Calle 1, Nº 305, Alto Següencoma, La Paz - Bolivia.